Preparan digitalización archivística de la justicia administrativa en Michoacán

48

En cumplimiento de la Ley General de Archivos y con fin de mejorar las condiciones para dar trámite a las solicitudes de transparencia que recibe, el Tribunal de Justicia Administrativa del Estado de Michoacán (TJAM) se prepara para la digitalización total de su archivo.

Así lo dio a conocer este día su magistrado presidente, J. Jesús Sierra Arias, durante una reunión de trabajo con el Grupo Interdisciplinario en Materia de Archivos, el cual integran enlaces de todas las áreas –jurisdiccionales y administrativas¬– de este órgano jurisdiccional, con el objetivo de resguardar la memoria documental sobre los trabajos que realiza.

El TJAM cuenta con poco más de 13 años de existencia, tiempo en el cual ha generado una vasta documentación sobre el desempeño de la justicia administrativa en la entidad. El objetivo, entonces, es que los archivos de trámite, de concentración e histórico con que se cuenta, puedan resguardarse en una memoria digital para su conservación y consulta.

“La materia de transparencia y el archivo van de la mano; la primera porque debemos responder a las solicitudes que se nos hacen, conforme la norma (cuidando los datos personales) y, el segundo, porque la memoria de lo que producimos debe estar ordenada y catalogada para su consulta”, expuso el magistrado Sierra Arias, quien encabeza estos trabajos como presidente del Tribunal.

Acompañado por los abogados José Francisco Arias García, coordinador de Capacitación, Archivo y Transparencia, y Everardo Carrillo Rosales, jefe del Departamento de Archivo, el magistrado expuso:

La Ley General de Archivos determina que, por cada sujeto obligado a la misma, debe existir un Grupo Interdisciplinario cuya función es coadyuvar en los procesos que dan origen al propio archivo, así como en su posterior integración con base en “valores documentales, vigencias, plazos de conservación y disposición documental”.

La disposición de digitalizar el archivo del TJAM responde a varias necesidades; la primera es “integrar este archivo en forma ordenada desde su origen, discriminando los documentos que correspondan a las distintas catalogaciones (de trámite, de concentración o histórica); y, además, para contar con mayor espacio en nuestras áreas de trabajo. Se trata pues, de hacer lo mejor posible con los elementos a mano”, destacó el magistrado, refiriendo que esta metodología ya se implementa desde la Presidencia del Tribunal.