YA NO MÁS GOBIERNOS FALLIDOS EN MICHOACÁN: CRISTÓBAL ARIA

62

Las y los michoacanos ya no quieren más gobiernos fallidos en Michoacán, pues fue con esos gobiernos que empezó la debacle en Michoacán, por eso la gente quiere un cambio, quiere transformar sus condiciones para vivir mejor.

Así lo refirió Cristóbal Arias Solís al reunirse este día estructura del Partido Fuerza por México, con el fin de conocer la opinión de los cuadros dirigentes y militantes de dicha organización política.

Con los últimos gobiernos, dijo el senador con licencia, inició la debacle en Michoacán: con la violación a los derechos humanos, la inseguridad pública y la violencia que trajo consigo sangre, llanto, luto, extorsión, secuestros y toda esa horrible pesadilla que se vivieron con los malos gobiernos del PRD, algunos de los cuales ahora están infiltrados en Morena.

Al efecto, cuestionó “¿cuándo se nos fue la tranquilidad?, ¿cuándo llegó la violencia en Michoacán?”, en alusión a los sucesos violentos que se vivieron en la entidad del 2001 en adelante. Durante esos gobiernos, el hermano de uno de esos gobernadores fue metido a escondidas a la Cámara de Diputados, al cual luego desaforaron por sus nexos con la delincuencia.

Ustedes los conocen muy bien, porque algunos de esos malos gobernantes son quienes pretenden regresar, externó Arias Solís.

Asimismo, se refirió al actual gobierno del estado y expuso que la administración saliente deja cuentas sin aclarar y muchos pendientes.

Con ello, ejemplificó que la gente ya no quiere que los mismos de siempre sigan seis años más, la gente ya no quiere gobiernos fallidos, la gente no quiere un regreso al pasado y no quiere dejar pasar esta oportunidad de transformar al estado.

Consideró justo el reclamo ciudadano para que en el estado y en este municipio no sigan gobernando “la mediocridad, la imposición, el nepotismo, que no sigan gobernando delincuentes, muchos de esos presidentes municipales se han ido al bote por sinvergüenzas o por ligas con grupos criminales”.

Aquí no hay más que dos cosas, sostuvo, por un lado, está más de lo mismo o peor de lo mismo y, por otro, el cambio verdadero, el cambio con honradez, con manos limpias, en contra de quienes traen las uñas largas, de quienes ya estuvieron en el gobierno y con quienes no le fue bien a Michoacán.