Inseguridad, gran deuda de la actual administración estatal: Cristina Portillo.

85

Los datos de la Encuesta sobre Victimización dados a conocer recientemente por el INEGI, muestran una realidad alarmante, señaló la diputada.

“Sin duda alguna, el gobernador ha quedado a deber a los michoacanos en términos de los resultados de su administración en materia de seguridad ciudadana, los datos, pero sobre todo la cruenta realidad que padecen día a día miles de michoacanas y michoacanos que han tenido que modificar su estilo de vida para no ser victimas de la delincuencia; son realidades innegables”, señaló la diputada local Cristina Portillo Ayala, para quien el gobernador prácticamente ha tirado la toalla acerca del tema.

La legisladora morenista citó los datos de la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública dados a conocer en días pasados por el INEGI y que muestran que uno de cada cinco hogares en la entidad tiene entre sus integrantes al menos una victima de delito. “Esta situación se ve reflejada en una creciente percepción de inseguridad entre la población. Al inicio del actual gobierno el 71 por ciento de los michoacanos se sentían inseguros en el estado, hoy esa cifra es del 83 por ciento”, remarcó la diputada.

“Resulta preocupante además que la imagen y la confianza de los ciudadanos hacia instancias como la policía estatal y los ministerios públicos estatales se sigan deteriorando. La encuesta que comento señala que dos de cada tres michoacanos considera que la policía estatal y los ministerios públicos estatales son corruptos. Por ello es que la cifra negra de delitos no denunciados sigue creciendo año tras año en la actual administración”, dijo la diputada.

Finalmente, Portillo Ayala pidió al Ejecutivo y a la Fiscalía General del Estado a avocarse a mejorar estas cifras alarmantes. “En ambos casos, hay una sensación de que la preocupación de ambas instancias se encuentra en el terreno político electoral y no en las ocupaciones de seguridad y de procuración de justicia que le preocupan a los michoacanos. El gobernador está a tiempo de cerrar su mandato enviando señales de certidumbre a la ciudadanía y creo que debiera de hacerlo”, concluyó.