Preocupante que Michoacán siga en los últimos lugares en competitividad: Cristina Portillo

64

• La pandemia agudizará el mal desempeño de la economía de la entidad, aseveró.

Para la diputada local de MORENA, Cristina Portillo, resulta preocupante que la actividad productiva de la entidad siga mostrando escasos niveles de competitividad, ya que eso se traduce en una imposibilidad de atraer al Estado, inversiones importantes que se traduzcan en empleos y desarrollo. “La pandemia llegó cuando la entidad se encuentra en uno de los últimos lugares del Índice de Competitividad Estatal que elabora el IMCO. Eso se ve reflejado en una debilidad estructural de la economía para hacer frente en mejores condiciones a los efectos negativos de la contingencia sanitaria”, señaló.

“No es gratuito que la entidad sea una de las que mayor contracción económica mostraron en el primer trimestre de 2020, la cual significó un retroceso de 1.5 por ciento con relación al mismo periodo de 2019. Detrás de este fenómeno, se encuentran problemas graves del Estado como lo son la delincuencia y la ausencia real de un estado de derecho, los cuales se traducen en la inexistencia de condiciones y certidumbre que restan atractivo a la entidad como destino de inversiones”, señaló la diputada.

“Se espera que en este año la contracción de la economía de la entidad sea del orden del 9 por ciento, cifra superior a la expectativa nacional; esto significa que Michoacán tendrá peores números en economía que el promedio del país. Mientras esto ocurre, el gobierno estatal está distraído en confrontaciones políticas, cuando es más urgente tomar medidas para apoyar a los sectores estratégicos de la economía a que se adapten más rápidamente a las nuevas condiciones que impone la contingencia sanitaria”, dijo Portillo Ayala.

Finalmente, la morenista pidió un rediseño de fondo de las finanzas públicas de Michoacán, para orientarlas hacia la entrega de resultados y que dejen de basarse en inercias. “Necesitamos que el gobernador se siente a hacer cuentas y a revisar que sirve y que no funciona de sus programas y presupuestos. Los recursos, hoy más que nunca, deben utilizarse con criterios de eficacia y con indicadores que midan su impacto,” concluyó.